Pistas Hacia una Cultura de Paz y de Solidaridad: El Programa de Trabajo Comunitario de Sud África


Por Howard Richards

“Aunque dedicarse al buen diseño de las instituciones y a la buena administración de ellas, con el objetivo de conseguir sustento y dignidad para todos y cada quien, es un deber moral y sobre todo un deber moral de los sabios y de los privilegiados, el cumplimiento con estas exigencias elementales de la justicia, no es todavía el logro de una plena justicia social en todas sus dimensiones.”


Ver/Descargar Archivo en PDF

Añadir a favoritos el permalink.

2 Comments

  1. Acabo de terminarlo y me pareció super interesante y motivador. El Hogar de Cristo está implementando este modelo o algo similar? Algo escuché pero desconozco los detalles. Saben de otra institución q lo haga (en Chile)?
    Saludos desde Olmué!

  2. Una mayor autocrítica de los gobiernos progresistas debe realizarse sobre el desempeño último en América Latina y sus resultados, que muy bien lo anota el artículo devienen luego en el regreso de los gobiernos de derecha.
    Pero, parecería que en el análisis hay un fatalismo de que suben los gobiernos de izquierda y toman decisiones de “mejoras sociales” como elevar sueldos y salarios, ampliar infraestructuras de salud y demás aspectos sociales, que a en un período más o menos corto genera presiones sobre el presupuesto y exige mayor carga tributaria a la sociedad y se toman otras medidas para que nuevamente ingresan al círculo estigmatizado de pedir que vengan los capitalistas y darles todas las prebendas para la producción, comercio y finanzas, especialmente, así como flexibilidad laboral.
    Pero, si tomaramos ejemplos de países como Noruega, los gobiernos de izquierda si pueden ser exitosos. Combatir la corrupción, 10% del PIB, dejar de basarse en el mayor consumo o consumismo para exhibir cifras de crecimiento coyunturales, crear fondos para la etapa de vacas flacas y no despilfarrar en obras faraónicas muchas de ellas que nadie utiliza, para justamente implementar estos programas como lo señala el artículo. Aquí, igual, otra digresión, se critica el rol del empresario capitalista, pero se establece que la responsabilidad social empresaria es un componente que está contribuyendo al programa en Sudáfrica.Los fondos de esa RSE nacen de la producción, ventas y consumo capitalista.
    Tampoco se ha trabajado sobre el compromiso de la sociedad para su transformación, ojo no a la alienación partidista que es lo que se inclinan los gobiernos, sino una construcción real de la solidaridad, la reciprocidad, la cooperación de la comunidad.
    Democratizar las decisiones económicas desde la base y desde la altura del poder. En los territorios está la Gran Transformación. Miles de comunidades activas cambian cualquier país, lo hacen sostenible y sustentable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>